CON SABOR A LEYENDA

UN 2019 CON GRAU DE INVITADO

Edición muy especial ha sido la de 2019, año en que el Moto Club Bañezano ha cumplido 65 años. Muchos han sido los apasionantes momentos que se han vivido en ella. Así, por ejemplo, Benjamín Grau, —con seis victorias en La Bañeza, repartidas entre sus participaciones de 1972, 1973, 1974, 1980 (doblete) y 1981, amén de otra victoria en 1982 en el Premio de Velocidad Ciudad de León organizado por el Moto Club Bañezano — ha sido su invitado de honor. Siete victorias, pues, atesora el barcelonés en la historia de carreras organizadas por el club artífice de convertir a León en provincia de grandes premios motociclistas, y es que incluso un Gran Premio de España del Campeonato del Mundo de Motocross (2011) brilla en su historial, algo que se dice pronto pero en la práctica es casi un milagro, como el GP de su circuito urbano. La presencia de Grau ha sido una de las joyas de este año en ese GP, una entre las muchas que como cada año se han dado, porque la leyenda se sigue edificando década tras década.

Los años pasan, la mirada felina de piloto perdura. Grau en pista en La Bañeza el 11/08/19.

CALENTANDO MOTORES

Para calentar motores, el Ayuntamiento de La Bañeza (patrocinador principal del evento), a través de su Concejalía de Cultura, preparó un estupendo aperitivo para la víspera del fin de semana de este especial GP Bañezano 2019: la proyección del documental EL GRAN PREMIO DE LA BAÑEZA en sesión al aire libre en la Plaza mayor. Los directivos del Moto Club Bañezano fueron cómplices fundamentales en la bonita sorpresa que al público le esperaba tras la proyección: Benjamín Grau apareció subido a una moto para aderezar un emotivo coloquio.

Gran sorpresa tras la proyección: llega una moto y bajo el casco aparece B.Grau (fotos Tista).

Quien quiera disfrutar de los vídeos del encuentro entre público y algunos protagonistas del documental —encuentro que se dio al termino de la proyección, cuando Grau se bajó de la moto y se quitó el casco (descubriéndose así la identidad del misterioso piloto sorpresa)— están disponibles en la anterior entrada de éste mismo blog: NOCHE MÁGICA

De izda. a dcha. Jesús A. Calvo (realizador técnico del documental), Benjamín Grau, un servidor, Manuel Hernández «Junior» y Edu Callejas (pilotos inscritos en MOTO 3 y 125cc respectivamente).

Edu Callejas fue ganador en La Bañeza en la carrera de 125cc de 2001 y fue uno de los pilotos más jóvenes (sino el que más) en participar en dicha categoría, a la edad de 13 años (en 1997). Es un asiduo desde entonces en La Bañeza. Las imágenes filmadas desde una cámara colocada en su moto trasladan al espectador al circuito en el documental. Manuel Hernández “Junior”, por su parte, obtuvo su primera victoria en La Bañeza en la carrera de 125cc en 2003; repitió victoria en el año del 50 aniversario del Moto Club Bañezano en 2009, año en que comenzó a ser filmado el documental; volvió a vencer en 2013, cuando ya las 125cc compartían parrilla con las MOTO 3 y se estrenó además el documental que, entre otras muchas historias, cuenta la de Manuel Hernández, su padre, ganador en la 125cc de 1986. Ambos, Callejas y Hernández, fueron llamados a presentarse a escena, pero entre el público se encontraban también otros pilotos, como el cartagenero Francisco J. Risueño, fiel a La Bañeza y su Moto Club, y que acostumbra a estar en la lucha por las primeras posiciones en carrera (cuenta con varios podios en su haber), o también personas entrañables de esas que han hecho posible que esos pilotos puedan disfrutar en la pista, como, por ejemplo, el bañezano Felipe de la Patrona Gutierrez, uno de los pioneros de los primeros años, que con emoción recuerda como él y sus compañeros (la mayoría ya fallecidos) ponían neumáticos de protección junto a las paredes de las curvas, antes de que fueran sustituidos por el sistema de balas de paja. Todos disfrutaron de una velada estupenda… Y, tras este aperitivo, había llegado el momento de que La Bañeza se vistiese con su traje de circuito de velocidad. ¡A pista los cronometrados del sábado para configurar las parrillas de salida del domingo!

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=GiYnr4bi_dE&w=560&h=315]

POR LA SENDA DE 7 DÉCADAS: 50s, 60s, 70s, 80s, 90s, 2000-2020.

Este año 2019, al igual que en la pasada edición, el programa ha presentado cuatro categorías competitivas, Clásicas 2T, Clásicas 4T, Super Series y MOTO 3/125GP, así como una manga añadida de exhibición. Por tratarse de un año tan conmemorativo como el de las bodas de platino del Motoclub Bañezano, pondremos en estas líneas algunas pinceladas históricas extraídas entre las miles y miles que podrían relatarse.

El rugir de las motos y la ciudad de La Bañeza, una alianza que no cesa (1952-2019…).

Fue en 1952 cuando por primera vez se celebró una carrera de motocicletas en las calles de La Bañeza, y fue en 1954 cuando se formó oficialmente el Moto Club Bañezano, que, como venimos contando, ha celebrado este año su 65º aniversario. Tras unas ediciones preliminares en 1952 y 1953, llegó la de 1954 y empezó oficialmente el recuento numérico de carreras.

Tras dos años organizando carreras, los bañezanos fundan oficialmente el Moto Club y organizan (en 1954) la carrera con la que empieza el recuento de ediciones. Curva de la Plaza de los Churros.

La siguiente edición no fue anunciada hasta 1957, el año anterior a que los destinos de Pere Permanyer y Paco Bultó (o lo que viene a ser casi lo mismo, de Montesa y Bultaco) se dividiesen, surgiendo así años de rivalidad entre las dos marcas, a nivel nacional e incluso a nivel internacional. En La Bañeza la hegemonía de Montesa no se rompió hasta 1961, y Bultaco fue la causante. Durante toda la década de los 60 —aquella en la que por el circuito urbano bañezano desfilaron pilotos de la talla de Santiago Herrero, José Medrano, Ramiro Blanco, Ramón Torrás, etc.— el dominio de Bultaco sólo fue puesto patas arriba por una Lube Renn, pilotada por el valenciano César Gracia, y por una Derbi, la de Ángel Nieto. La segunda mitad de dicha década de los sesenta fue complicada en La Bañeza. El Circuito Motorista Bañezano, que era entonces ya muy querido por los pilotos de toda la geografía nacional, luchaba por establecerse como una cita sagrada en el calendario motociclista hispano, pero faltó a su cita en 1965, 1967 y 1969.

Montesas y Bultacos a la deportiva pelea en La Bañeza a partir de 1959.

AROMA A GASOLINA Y ACEITE DE RICINO IMPREGNADO EN EL AMBIENTE

Corría el año 1974, Victor Palomo (en 350cc) y Benjamín Grau (en 125cc) subían a lo más alto del podio en el Gran Premio de España del Campeonato del Mundo. Distintos pilotos de la piel de toro llevaban varios años dando guerra en el Continental Circus en una época en la que, aunque ya existía el Circuito del Jarama, las carreras en España seguían siendo cosa de circuitos urbanos. En La Bañeza ese año ganó la carrera de 125cc el mismo piloto que ganó el Gran Premio de España, algo así como si este año Niccolò Antonelli hubiese ganado la de MOTO 3. Aquella de 1974 era la tercera de una sucesión de ediciones con idéntico triunfador, sea en 125cc que en 250cc. Si la Derbi de Min Grau dominaba el octavo de litro, era la Bultaco del castellonense Enrique Escuder la que dominaba el cuarto de litro en una pista que tenía firme adoquinado entonces. ¡Máxima habilidad de pilotos a prueba y olor a aceite de ricino y gasolina impregnado a adoquines, farolas, plazas y paredes de las casas!

—————————–Palmarés de 1954 a 1976: PALMARÉS———————————-

Desde 1977 y hasta 1985 las calles bañezanas vieron pruebas puntuables para Trofeo Nacional, que compartían programa con la entonces llamada Categoría Super no puntuable (la de «los gallos» del panorama motociclista hispano). La línea de meta se trasladó a las calles por donde transcurre hoy con la llegada de la década de los 80, que comenzó con doblete en «Super» de Grau en 125cc y 250cc; aunque también trajo un resultado inesperado al año siguiente (1981), cuando un joven valenciano llamado Jorge Martínez “Aspar” vio la bandera de cuadros por delante de él en la prueba «Super» de 125cc. Sorpresón, porque Aspar era aún un desconocido para la afición y Grau era ídolo en el bañezano feudo desde 1972. Una nueva generación de pilotos venía abriendo gas con muchas ganas.

Enrique Triguero, ganador en 1977 en prueba puntuable para el Trofeo Nacional Senior de 125cc. Hoy está en el box como mecánico, trabajando para las motos de sus hijos, que corren en Clásicas.

——————————Palmarés de 1977 a 1985: PALMARÉS———————————

Y GRAU VOLVIÓ A CORRER EN LA BAÑEZA, EN CLÁSICAS 2T

A sus 74 años, casi 40 después de su última participación en La Bañeza, aquella de 1981, Benjamín Grau se ha vuelto a enfundar el mono para saltar a la bañezana pista en categoría Clásicas 2T. Los organizadores del Moto Club Bañezano buscaron el modo de que tuviese una moto para estar en esa parrilla. Ahí ha quedado ese regalo imborrable de ver de nuevo a Grau en carrera desde las aceras, un piloto que logró ser 3 veces Campeón de España en 50cc, 4 veces en 250cc, otras tantas en 750cc y 5 veces en Resistencia, amén de obtener 7 victorias en las 24H de Montjuïc. En la pista estaba Don Benjamín Grau, si, recibiendo vítores hasta desde los balcones; y fuera de la pista, firmando mil autógrafos. Incluso pudo encontrarse con la persona que le ayudó a levantar la moto cuando sufrió una caída allá por los años 70, situación que jamás ha olvidado, pues uno de los espectadores se dejó las yemas de los dedos en el tubo de escape de su moto. ¡Si es que, por ayudar a los pilotos y por hacer motociclismo, los bañezanos se han dejado literalmente la piel a lo largo de 65 años!

Grau saludando con cariño a todo el mundo, también a nosotros.
[youtube https://www.youtube.com/watch?v=2ex3D5IdHP8&w=560&h=315]

Dominó la carrera de Clásicas 2T la Montesa de Sergio Fuertes, quien se anotó su séptima victoria en la categoría, la sexta consecutiva. Todo un veterano, Fuertes ya conoció las mieles de la victoria en La Bañeza allá por el año 2001, en categoría 125 Criterium, una modalidad que estuvo presente en el programa desde el año 1992 hasta el año 2006. Montesa gana en La Bañeza en 2019, al igual que ganaba en 1959, 60 años atrás. En aquel caso de entonces, pilotada por el madrileño López de la Torre, en el de este año por el valenciano Sergio Fuertes. Por detrás, la lucha por el podium fue apasionante, quedando finalmente otra Montesa en segunda posición, la de Juan Miguel Salazar y una Bultaco en tercera, la de Javier Triguero. La marca con mayor presencia entre los diez primeros clasificado fue, sin embargo, OSSA.

Sergio Fuertes saluda al público tras su octava victoria en el circuito bañezano.
Francisco J. Risueño (39) salió en cabeza, aunque finalmente se vio obligado a abandonar. Le siguen en imagen Fuertes (16), J. M. Salazar (oculto), J.R Royo (93), Miguel Cortijo (59)…
En la fotografía dos OSSAS (13, R. Zaragoza / 34, J.A.Lorenzana) , la marca con la que en 250cc Santi Herrero hizo auténticas exhibiciones de pilotaje en el Mundial hace medio siglo

CUANDO EL PASADO SE HACE PRESENTE, CLÁSICAS 4T Y SUPER SERIES

Salvo la única excepción del año 1989, nunca volvió a haber fiestas patronales bañezanas sin lo que comenzaría a denominarse, de manera cariñosa y en simbólico reconocimiento a su carácter especial, Gran Premio de Velocidad de La Bañeza. Fue a partir de la década de los 90 y hasta nuestros días cuando fueron asentándose las carreras de motos clásicas en La Bañeza, como aditivo romántico y elegante que acompañase a las carreras de 125GP, que jamás han faltado del cartel.

——————Palmarés de vencedores de 1986 a 2000: PALMARÉS————

Lo que parece cosa de otro siglo, perdura con salud en el siglo XXI. En la mañana del 11 de agosto de este 2019, tras las OSSAs, Bultacos y Montesas de 250cc, tocaba el turno a máquinas de mayor cilindrada. Alguna Norton, alguna Matchless, alguna BSA… rodaba infiltrada entre la marea predominante de Ducatis en la carrera de Clásicas 4T. El sabio dicho de que “hasta que no se cruza la línea de meta, no se puede cantar victoria” tuvo su demostración palpable en dicha prueba. El gallego Adrián Hermida, que había liderado la carrera con autoridad, tuvo una avería mecánica que detuvo su moto a pocos metros de la raya final. Llevaba suficiente ventaja a su inmediato perseguidor, como para creer en ese instante que, empujándola hasta la bandera de cuadros, aún acabaría primero, pero no. A escasos centímetros de la línea (literalmente) le sobrepasó el navarro Hugo Lacunza, que consiguió así su tercera victoria en La Bañeza. El público no entendía qué había pasado cuando vio que en la vuelta de honor no pasaba el supuesto ganador, que, al final, había concluido segundo. Así es este deporte, y gane quien gane, a todos los pilotos se aclama por igual desde el graderío urbano bañezano.

Hugo Lacunza (67) partía en 2ª posición de parrilla y al final se llevó la victoria en Clásicas 4T. Julio M. Buiturón (22) partía 3º y acabó 7º.
Banderazo de salida de las Clasicas 4T con caballito incluído de Adrián Hermida (3).
Adrián Hermida lideró hasta el último metro la Clásicas 4T, al final segundo.

La mañana del domingo sigue camino hacia su zénit. Los pilares de las casas bañezanas han vibrado, una vez más, con el sonido de esas máquinas de 350cc y 500cc, del estilo de las que competían por la victoria en pruebas nacionales e internacionales hace medio siglo. Y vuelven a retumbar, renglón seguido, con las monturas de hasta 650cc de la categoría de Super-Series, una modalidad que forma parte del programa bañezano desde hace tres años. Es la ocasión para que Adrián Hermida se resarza del sinsabor provocado por el desenlace de la carrera de 4T. Está vez su Ducati no se detiene hasta después de haber cruzado la meta final y gana con autoridad.

Adrián Hermida hace suya la carrera de Super Series.
Otros puntos de vista, la zona lenta a pie de pista. (7, Jorge Docampo / 218, Osvaldo de Sa García / 45, Julio Crego / 76, Alain D. Souto)
Otros puntos de vista, la zona lenta desde la cuesta del Túnel que hace las veces de urbano graderío (2, Alejandro Fernández / 218, Osvaldo de Sa García, 45, Julio Crego)

MANGA DE EXHIBICIÓN Y BELLOS RECUERDOS

Concluye el áurea de las carreras de motos clásicas, se va acercando ya el momento de las contemporáneas MOTO 3, que comparten pista con las 125GP. A modo de transición, antes, salta la manga de exhibición a la palestra. Mientras las motos de dicha manga, con Grau a la cabeza, se preparan para salir a pista, el Moto Club bañezano convoca a los ex-presidentes en vida para hacerles entrega de un obsequio conmemorativo con motivo del 65º aniversario del club. Les es entregado en la línea de meta del circuito. Lo reciben Santiago Fonfría (presidente de 1975 a 1979), Manuel A. González (presidente en 1980) y José Luis Falagán (presidente de 1981 a 2017). «El reconocimiento es para todos los compañeros, comisarios, sanitarios, directivos… los que están en el cielo y los que están en la tierra. Ha sido difícil llegar a poner la carrera donde está ahora y ojalá se mantenga y perdure para siempre», declaraba José Luis Falagán, emocionado, ante los compañeros de la prensa.

«Éste fue quien me enseñó a poner las balas de paja en vuestras curvas y me pasé 40 años poniéndolas» le dice a Grau Jose Luis Falagán señalando a Santiago Fonfría.

Benjamín Grau preside el escuadrón de joyas motociclistas variopintas. Una 500 de las del viejo (no tan viejo) Mundial de 500, una Derbi de 50cc (que a buen seguro conoce bien Grau), una Lube de cuando eran aún jóvenes las carreras de La Bañeza, una 85GP del actual Campeonato de España, etc, harán una pausa para que el barcelonés se baje de la moto, se quite de nuevo el casco y salude al respetable en el momento en que le es dedicada una curva del circuito. Nieto ya tiene su curva en La Bañeza, Grau también. Después, todos abren gas y no despacio. Menos mal que es solo una exhibición. Ya se sabe, el olor a gasolina calienta la adrenalina.

El actual presidente del Moto Club Bañezano, Javier Morla, acompaña a Benjamín Grau en el momento de la inauguración de la curva que para siempre llevará su nombre.
Daniel Dominguez, joven promesa del motociclismo bañezano, líder del Campeonato de España de 85GP, es entrevistado tras la manga de exhibición por Vallespí, «speaker de plata» en La Bañeza.

MOTO 3/125GP Y ¡QUE SIGA LA FIESTA!

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=uAz9TzTmY6o&w=560&h=315]

La Bañeza es pura historia, es pura fiesta. Supo sobrevivir cuando en otros rincones de España brotaban los circuitos permanentes. El de Jerez, por citar uno (no olvidemos que antes había allí un circuito urbano similar al bañezano), se construyó allá por 1986. Julián Miralles ganó ese año en 80cc en La Bañeza y al año siguiente se proclamó Campeón de Europa de dicha cilindrada, teniendo a Alex Crivillé como compañero de equipo en Derbi. Aquel era, a su vez, el mismo año en que ganó en 125cc Manuel Hernández «padre», tras dura pugna con el indomable González de Nicolás “el Nani”. Manuel Hernández, el Señor 43. Diecisiete años después ganó en el bañezano feudo su hijo, que se llama como él. La primera vez que Hernández Junior corrió en un circuito urbano fue en momento de cambio de siglo y en La Bañeza, porque las nuevas generaciones de pilotos ya disponían de esas modernas pistas permanentes. Tras aquel primer tanteo del circuito bañezano, regresó a él en 2003, mismo año en que fue Subcampeón de España de 125cc tras Álvaro Bautista (llamado a ser Campeón del Mundo de esa categoría y padrino de honor de La Bañeza en 2009). El de los Hernández es, hasta la fecha, el único caso en que padre e hijo han sellado su nombre al palmarés de vencedores, ambos en 125cc y luego Jr. también en MOTO 3. Y es que en La Bañeza siguen rugiendo las 125cc junto a las MOTO 3. Este año, por cierto, solo cinco pilotos con MOTO 3 han cruzado la línea por delante de la primera 125 clasificada, la pilotada por Ángel Outerelo.

——————Palmarés de vencedores de 2000 a 2019: PALMARÉS———

La primera moto de 125 en cruzar la línea de meta, la de Ángel Outerelo (sexto en la general).

Si hoy en día hay en pista una máquina con el dorsal 43 o 143 en el carenado, eso puede significar dos cosas: una, que hay un piloto cartagenero mostrando agradecimiento a un sponsor de la época en que los equipos tenían patrocinadores de marcas de cigarrillos y licores; dos, que, aunque los cronometrados del sábado hayan dicho que su lugar en parrilla está en segunda línea, quien maneja esa máquina va a echar toda la carne en el asador para ganar la carrera el domingo. Manuel Hernández “Padre” hizo tercero en su primera participación en La Bañeza, en una carrera de 125cc (la de 1984), que fue ganada por todo un Manuel “Champi” Herreros, cinco años antes de proclamarse Campeón del Mundo de 80cc a los mandos de una Derbi. ¡Y menudo podio aquel!, porque al segundo cajón se subió Pedro Cegarra, sucesor de Ricardo Tormo en el trono de Campeón de España del octavo de litro en 1982.

Este año 2019 Manuel Hernández “Junior” llegó dispuesto a luchar por su cuarta victoria. No rodaba en La Bañeza desde hace seis años y la competencia a la que se enfrentaba era grande, con excelentes rivales que además conocen muy bien el circuito, pues tratan de no perderse nunca la cita motociclista bañezana. El valenciano Alex Martínez (que fue ganador en La Bañeza en 2012, así como su hermano Bernat —¡ráfagas al cielo!— lo fue en el año 2000) se hizo con la pole el sábado. También Aitor Cremades y Jorge Belloso hicieron vuelta más rápida que Hernández en entrenos. El espectáculo estaba garantizado. He aquí un clímax de 15 vueltas. Aitor Cremades hace la mejor salida de todos y se pone en cabeza, pero un error en la segunda vuelta le hace perder dos posiciones. Alex Martínez pasa a liderar y Hernández a perseguirle. En la apurada de final de recta Hernández realiza una frenada espectacular y toma la cabeza a falta de 12 vueltas, pero Alex pelea y le devuelve la moneda en la penúltima frenada antes de la recta de meta, ¡Señores, qué maravilla de carrera nos estáis brindando!

Aitor Cremades (41), Alex martínez (32), Manuél Hernández (143), Así iba la cabeza de MOTO 3 en los primeros compases de carrera (recta de meta).
Manuél Hernández (143), Aitor Cremades (41), Alex martínez (32). Emoción hasta la última vuelta (última curva antes de recta de meta donde espera la bandera de cuadros).

Por unos instantes da la sensación de que Alex puede abrir hueco, mientras por detrás Cremades le enseña la rueda a Hernández. A falta de cinco vueltas se mantienen las posiciones, pero los tres de cabeza cabalgan pegados. En la apurada al final de recta Hernández lo vuelve a hacer y adelanta a Alex por el interior, cosa que instantes depués hace Cremades. Bestial. Acaban de volcar las posiciones de cabeza. Fantástica escena de carrera. Hernández resiste numantinamente las embestidas de sus perseguidores en los últimos giros al sinuoso trazado. Vence a lo grande. Todos han competido a lo grande. Cuando Cremades concluye la vuelta de honor, afirma: “ha sido una de las carreras más intensas de mi vida”.

La emoción de una carrera luchada. Traca de ganador en MOTO 3 para Manuel Hernández.

Manuel Hernández “Junior” enciende la traca de ganador. Es su cuarta victoria en La Bañeza, luchada hasta la última gota de sudor bajo el casco. Llega a línea de meta y el speaker Pedro J. Vallespi (25 añitos en esa labor, de ahí lo de «speaker de plata», ¡felicidades!) le pregunta por la carrera. Hernández respira hondo y grita lo que en ese momento le sale del alma: “¡Viva La Bañeza!” La megafonía distribuida por todo el circuito hace llegar ese grito al público, y a este texto que ha tenido la fortuna de narrar lo acontecido, solo le queda añadir: ¡Larga vida al Gran Premio de La Bañeza!

Ana Casares, gracias por tu trabajo, valiente-generosa entrega y profesionalidad.

Oscar Falagán, 11 de septiembre de 2019

Noche mágica en La Bañeza

La noche del 8 de agosto de 2019 se sintió la magia en La Bañeza. Víspera del gran fin de semana de su gran premio de velocidad, la proyección de la película documental EL GRAN PREMIO DE LA BAÑEZA llenó de electricidad el aire y de emociones a los espectadores. La sesión de cine al aire libre, organizada por el Ayuntamiento, creó un ambiente espléndido.

Al finalizar la proyección, cuando aparecían en pantalla los títulos de crédito, ¡sorpresa maravillosa!: con la estupenda complicidad de los directivos del Motoclub Bañezano, irrumpe en escena el sonido de una Bultaco con un piloto de rostro secreto. El público alucina y rompe en aplausos cuando el piloto se quita el casco y se descubre que es Benjamín Grau, seis veces vencedor en La Bañeza en las décadas de los 70 y principios de los 80 y 16 veces Campeón de España en varias categorías.

Acaba la proyección y una Bultaco de 155cc hace música celestial y se planta frente al público. «¡¿Pero qué sucede?! «¡¿Quien irrumpe en escena así?!»
SORPRESA, es Benjamín Grau, casi 40 años después de su anterior participación en el GP Bañezano. Este año lo ha vuelto a hacer.

La velada se prolongó y el público pudo interaccionar con el barcelonés, así como con otros protagonistas del documental, como el también barcelonés Edu Callejas o el cartagenero Manuel Hernández. Compartimos aquí, para aquellos que no pudieron estar presentes, algunos fragmentos de la emotiva charla entre protagonistas y público:

HABLANDO DE MOTOS EN LA BAÑEZA (parte 1):

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=fBQZ3eACxMI&w=560&h=315]

HABLANDO DE MOTOS EN LA BAÑEZA (parte 2):

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=eI49ZCm5q8g&w=560&h=315]

HABLANDO DE MOTOS EN LA BAÑEZA (parte 3):

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=f8PnCyN2F4A&w=560&h=315]

A veces los astros se alinean de manera excepcional. Eso pasa, muy a menudo, con todo lo que concierne al circuito urbano de La Bañeza. El Moto Club Bañezano eligió para cartel de este año una rememoración del cartel de 1957. Pues bien, ese año ganó en La Bañeza un piloto salmantino llamado Manuel Iglesias «Cachorro» y a él pertenecía la Bultaco que le fue prestada a Benjamín Grau para presentarse de forma tan bonita ante el público de La Bañeza. Más astros alineados: Manuel Hernández «Junior» ganó en 125cc en el año en que se filmó el documental, esa victoria quedó así inmortalizada. Durante el coloquio, aún no lo sabíamos, pero él estaba llamado a volver a ganar este año.

Manuel Hernández «Junior» durante la proyección junto a su hijo, cuyo abuelo es uno de los protagonistas de la peli. Así es La bañeza, tradición de abuelos a nietos…
Grau posa junto a los realizadores del documental EL GP DE LA BAÑEZA.

¡Muchas gracias a Luis Fernando Miguelez por la gentileza de filmar con su móvil, desde el público, esos instantes, y a Tista Rubio por sus atinadas fotografías!

Rememorando gloria motociclista

El cartel que anuncia el espectáculo motociclista por excelencia de cada mes de agosto este año nos traslada 62 años atrás, concretamente al año 1957. El cartel de aquella edición, aquel que llevaba la mano diseñadora de una conocida marca italiana de neumáticos, ha sido reciclado para anunciar el GP bañezano de 2019. ¡Que historia la de aquella carrera de 1957! Bien vale echar mano de un extracto del libro Ecos de una Pasión para rememorarla:

El salmantino Manuel Iglesias «Cachorro» y el madrileño Carlos del Val son los animadores del contexto motociclista de 1957. (…) Carlos del Val llega con un Renault 4/4, de los que hay ya, circulando por las carreteras de España, varios millares producidos en la Fasa de Valladolid. Precisamente con el cuentakilómetros de un modelo semejante, propiedad de Conrado Blanco (entonces cronista oficial de las tierras bañezanas), había sido constatada la longitud del circuito bañezano (…) Del Val retiró el asiento de atrás del automóvil y metió ahí su moto, una Ducati de 98cc. Este modelo italiano, por su victoria en 1955 en el Moto Giro de Italia había sido apodada «miracolo (milagro) del motogiro», pues con su éxito re-impulsó la fabrica boloñesa, que estaba en plena crisis y vislumbrando un posible cierre.(…)

Detslle del cartel de 1957

Medio siglo después, Carlos del Val me contaba detalles inolvidables de aquel día: «Junto al trofeo, me dieron de premio una hogaza de pan que no me cabía en el espacio de la rueda de repuesto». (…) Por su parte, el fabuloso mecánico y piloto «Cachorro» ha subido su máquina al tren que lo ha traído desde su «Salmanticas» por la Vía de la Plata. El salmantino se hará muy popular en La Bañeza junto con otros coterráneos suyos: José Hernández «Monago», Carlos Hernández y Julián Medina, que conforman la llamada «Escudería charra». Acogidos casi como hijos adoptivos (…) La Bañeza no os olvida… Siempre en el corazón de quien estas líneas escribe.

Oscar Falagán

¡Felicidades por tus 65 años!

El Moto Club Bañezano, esa sucesión de personas, año tras año, a base del trabajo y tesón de los distintos componentes de su historia, ha ido forjando una tradición motociclista maravillosa, está de celebración. El día 16 de mayo ha cumplido 65 años. ¡FELICIDADES A TODOS AQUELLOS QUE LO HAN HECHO POSIBLE: A LOS QUE VIVEN, A LOS QUE AHÍ SIGUEN y A LOS QUE YA VEN LAS CARRERAS DEL GRAN PREMIO DE LA BAÑEZA DESDE UN PALCO EN EL CIELO!

Esos fueron los primeros socios del ya legendario Moto Club Bañezano. Vaya especialmente hacia ellos esta afectuosa felicitación. ¡MIL GRACIAS POR HACERLO!

Hace 65 años nacía el Moto Club Bañezano… y el recuento de ediciones de su «Gran Premio».

Las fiestas de agosto de La Bañeza se habían enamorado de las carreras de motocicletas en 1952 y 1953. Aquellos grandes aficionados a los vehículos motorizados sobre dos ruedas, que estaban a punto de formar el Moto Club Bañezano, habían lanzado ya un espectáculo, que seis décadas y media después es joya sagrada del motociclismo hispano. Así, en mayo de 1954 oficializaron la creación del club motociclista de su ciudad y ese mismo año anunciaron la tercera carrera consecutiva de las fiestas patronales del lugar.

En el programa de la competición, dos carreras:

CARRERA DE MOTOCICLETAS COMERCIALES: HASTA 125cc
(15 de Agosto, día de la Asunción)

PRUEBA DE REGULARIDAD: CILINDRADA LIBRE (16 de Agosto, día de San Roque)

El 15 de agosto de 1954, la primera de las carreras, se anunciaba así.

Así se fraguó lo que a la postre se ha considerado el «I Circuito Motorista Bañezano», así comenzó el recuento de ediciones de «El Gran Premio de La Bañeza». Y así se dirigía al público, en el programa de las carreras, el recién formado Moto Club Bañezano:

(…) Al tomar por primera vez contacto con el público bañezano, este MOTO CLUB quiere hacer llegar al ánimo de todos el interés que le anima en continuar organizando competiciones con toda la frecuencia que le sea posible y hasta donde sus medios alcancen. Por ello se hace necesario que todos los poseedores de un vehículo de dos ruedas con motor, vengan a nosotros y den su nombre a esta organización bañezana, no ya solamente por espíritu económico, sino también por espíritu de agrupación y compañerismo (…) La motocicleta ya no es un vehículo exclusivamente deportivo; las necesidades de la vida lo han convertido también en una máquina al servicio del hombre y de cuyas ventajas -rapidez, economía, etc- son los mejores propagandistas sus mismos poseedores. Pero precisamente por ese crecido número de ellas que diariamente ruedan por caminos, carreteras o pistas importantes, se hace necesaria la organización de estas competiciones, para en ellas calibrar la habilidad y segura competencia de los pilotos y el grado de resistencia y velocidad de las máquinas… y este es otro de los motivos que nos han impulsado a organizar estas carreras, de velocidad una y de regularidad otra, habiendo elegido para ello la fecha de nuestras fiestas patronales, porque hemos querido así colaborar en el mayor esplendor de los festejos que en estos días se celebran.

A veces, las historias son realmente bellas. 🙂

Oscar Falagán.

Artículo publicado en la revista Motociclismo: agosto de 2018

Ya hace un buen número de años desde que el Gran Premio de España dejó de acontecer en las calles de Montjuic (como cuando pilotos como Santiago Herrero, Salvador Cañellas o Ángel Nieto competían en ellas y en otras como las de La Bañeza), sino en flamantes circuitos permanentes. Sin embargo, en La Bañeza se sigue viviendo el motociclismo como era a mediados del siglo XX…

La Bañeza, historia viva:
Así titulé un reportaje que redacté para la revista Motociclismo con la crónica de «EL GRAN PREMIO DE LA BAÑEZA 2018». La otra parte del reportaje fue dedicada, como la ocasión merecía, al 50 aniversario de la victoria de Ángel Nieto. Quienes no pudieran adquirir la revista en papel, disponen aquí de la versión on line: AQUELLA INOLVIDABLE CARRERA DE 1968

Para quien no pudiera acercarse al quiosco en su día a por la prestigiosa revista, tesoro para los amantes de la moto, dejo aquí un extracto de otra parte del amplio reportaje que fue publicado:

(…) Los boxes, situados en las calles aledañas a la línea de meta, son una fiesta. Tanto disfrutan los aficionados que pasean por ellos, como los pilotos y los mecánicos enfrascados en sus tareas de puesta a punto de sus máquinas o sus acompañantes atareados en la puesta a punto de la paella. Hay muchas vivencias en cada esquina. Basta arrimar el oído un poco bajo alguna carpa para descubrir mil historias. “Yo me hice piloto porque leí en la revista Motociclismo que había un español, un tal Ángel Nieto, que había sido campeón del mundo”, cuenta el valenciano Enrique Triguero; está con las manos en la grasa porque quienes corren ahora son sus hijos y recuerda con cariño su victoria en La Bañeza en 1977. En los boxes de La Bañeza los aficionados tienen el privilegio de mezclarse con los protagonistas del espectáculo y la oportunidad de escuchar las anécdotas que cuentan. “Quien me iba a decir a mi que con 68 años aún correría en moto con la misma ilusión o más que aquel año 1980 en que gané en La Bañeza al propio Jorge Martínez Aspar”, se le escucha decir en otra esquina al cántabro Pedro Mújica, quien hace tres años se convirtió en el piloto más veterano en subir al escalón más alto del podium con su máquina de Clásicas 4T. Le quitó ese récord, por cierto, al madrileño Juan Martín, que está siempre preparando máquinas para saltar al ruedo bañezano. “Prometí a mi mujer que dejaría de correr en circuitos urbanos”, cuenta Martín, “pero siempre me quedará el maravilloso recuerdo de haber batido en La Bañeza al gran campeón Phil Read en buena lid.” Los boxes de La Bañeza son así, una fraterna fusión entre público, mecánicos y pilotos, un inagotable libro de historias y una enciclopedia del motociclismo. (…)

Oscar Falagán



Oscar Falagán, 21 de agosto de 2018

Al otro lado de las pacas de paja

Hace siete años que publiqué el libro ECOS DE UNA PASIÓN: DE CÓMO EL CIRCUITO BAÑEZANO LLEGÓ A CUMPLIR 50 AÑOS (editado por Diario de León) y han transcurrido cuatro años desde que presenté junto a Jesús A. Calvo y su productora Imagen Industrial la película documental EL GRAN PREMIO DE LA BAÑEZA. Libro y película, en gran medida, se complementan.

Como digo cada vez que me preguntan por la forma escogida para la narrativa de la película documental, historias interesantes hay muchas – individuales y colectivas –  dentro de la historia universal, global y leyenda del circuito urbano bañezano. Cada vecino, cada piloto, cada espectador llegado de algún rincón de la geografía española o de fuera de ella, cada mecánico, cada bandera, cada miembro del Moto Club Bañezano… Cada calle, cada balcón, cada farola (por cierto, hay un bella historia recogida en el documental que nació a la luz de una farola de la calle de boxes de La Bañeza)… Cada moto, cada piloto…

Este año 2017, en el fin de semana de las carreras del Gran Premio de La Bañeza quise darme un paseo improvisado por las calles de tan ilustre circuito urbano en busca de algunas de esas historias interesantes. De ése paseo, que hice junto con la periodista madrileña Ana Casares, salió un espontáneo cortometraje documental sonoro. Caminamos dejándonos llevar por pasos intuitivos y conversamos con quienes los boxes y bordes de la pista del circuito pusieron en nuestro camino. Encontramos una historia que empezó el sábado a las 5 de la mañana y terminó ese mismo sábado al final de la tarde. ¡No, ¿qué digo?, esa historia empezó muchos años atrás y aún no ha terminado! Una historia que se mezcla con muchas historias, pero al fin y al cabo, una historia; interesante y bella, como todas las historias que tienen alma, que tienen pasión por la vida, que tienen sentimiento. Esta historia, este documental sonoro se titula «Al otro lado de las pacas de paja«:

Oscar Falagán, 30 de agosto de 2017

Un Gran Premio universal

Que bonito número, 2017, que bonito número para que siga la magia. La magia, ese encanto, ese hechizo que es fruto de los astros. De los astros y del trabajo. Del trabajo de varias generaciones de entregados miembros y voluntarios del Motoclub Bañezano. Mucho esfuerzo ha habido y mucha magia se ha creado a base de tesón y fe en un acontecimiento cultural y motociclista, para que lo que ya se fraguaba hace unas cuantas décadas siga fraguándose hoy en día.

No fue fácil mantener, a lo largo de los años, lo que tan heroicamente empezaron aquellos pioneros del Motoclub Bañezano. Lo saben bien las calles de La Bañeza. Saben el esfuerzo que han hecho algunas personas para que este evento despegase y para que no decayese cuando la mayoría del resto de circuitos urbanos de la geografía española iban desapareciendo. Hoy el milagro está obrado y las motos siguen rodando. Y los miembros, voluntarios y colaboradores del Motoclub Bañezano siguen esforzándose para ello. Los amantes y aficionados del circuito bañezano hemos de estar muy agradecidos por todo ese esfuerzo de muchos años.

60 años hace de este cartel en que a algunos socios del Motoclub Bañezano aún nos faltaban unos cuantos años para nacer.

Me gusta el número 7. En 1977 el circuito urbano bañezano fue por primera vez puntuable para campeonatos nacionales en la época en que el público vibraba con el Super 7 del Jarama, cuando en el madrileño circuito se celebraba el Gran Premio de España. Sí, me gusta el 7. Después del Circuito Motorista Bañezano de 1954, las calles de La Bañeza no vieron esa segunda edición del Motoclub Bañezano hasta 1957, año en que puede decirse bien alto que ganó en La Bañeza Manuel Iglesias, el gran «Cachorro» de Salamanca, mecánico puro, piloto puro, pura alma.

Cachorro posa fumando satisfecho junto a la Ducati de su rival deportivo Carlos del Val, que recibe un trofeo. En La Bañeza todos los pilotos ganan. Del Val había pilotado un sidecar junto a su hermano en La Bañeza pocos meses antes del momento de esta instantánea.

Sí, me gusta el 7. Me gusta que la recta de meta del Barrio San Julián ha vuelto a ver al director de carrera del Motoclub Bañezano dando banderazos de cuadros en 2017. Sesenta y tres años después de su nacimiento oficial y seis décadas después de aquella carrera maravillosa de 1957, el Motoclub Bañezano ha celebrado precisamente su edición número 57 de ese espléndido Circuito Motorista Bañezano; ése que la propia afición ha clamado en bautizar Gran Premio de La Bañeza. Fue, por cierto, principalmente por eso que la película documental que habla de su historia se titulase «El Gran Premio de La Bañeza», porque esa marca la ha creado la propia afición; y la marca que crea la afición es la marca del espíritu de un evento, muy lejos de tácticas de mercadotecnia o similares.

Sesenta carreras de motocicletas han visto las fiestas patronales de La Bañeza desde que en 1952 unos genios pusiesen en escena la primera de ellas. Sesenta carreras en agosto y alguna exhibición espontánea en pleno otoño, como la de los hermanos Del Val (Carlos y Demetrio), que venían con toda su parafernalia de participar en las carreras de las fiestas de San Froilán en Lugo. Volvieron a La Bañeza en el año 2004 para celebrar las bodas de oro del Motoclub Bañezano.

Demetrio y Carlos del Val calentaron el otoño bañezano en 1956 y en 2004 atizaron aún más el verano. Cuando Carlos (quien lleva el manillar en la imagen) corrió en 1957, difícilmente podría imaginar que en el siglo XXI la magia seguiría tan viva.

Sidecares han vuelto a rodar por el circuito urbano bañezano seis décadas después. De nuevo a modo de exhibición y acompañados por otras joyas motociclistas, que ha sido un lujo ver rodar en La Bañeza. Fue una de las joyas del cartel del evento de este año. Hubo exhibiciones y homenajes muy sentidos. Porque La Bañeza – La Bañeza verdadera – no olvida a ninguno de sus pilotos y colaboradores. Lo saben bien sus pasos de cebra, sus farolas, sus balcones…

Hubo – decía – homenajes, a ángeles como Rivas y Mella y, por clamor popular, al ángel más laureado del motociclismo español, Nieto, al que una vez dije en persona que me encantaría verle en un descapotable dando una vuelta por el actual circuito de La Bañeza (que no discurre por las mismas calles en que él ganó en 1968). Quería verle recibiendo el cariño de la afición bañezana. ¡Y vaya si lo ha hecho! Lo ha hecho a través de sus hijos.

Los hijos de Ángel Nieto recibieron el cariño del público bañezano subidos a un descapotable y siguiendo los rugidos de una Derbi de 50cc, similar a aquella con la que su padre ganó su primer campeonato del Mundo al año siguiente de ganar con una Derbi 125cc en La Bañeza.

Y hubo, por supuesto, carreras.  Ni la década de los años 80 ni la de los 90, ni el nuevo milenio acabó con las carreras del circuito urbano de La Bañeza. El Motoclub Bañezano no lo permitió, aunque en distintos lugares de España se construyesen pistas de competición. Hoy el Gran Premio de España ya no puede verse en el Super 7 del Jarama, sino en Jerez de la Frontera, allá donde en su día había también carreras en circuito urbano. Hoy en el Mundial hay también Gran Premio de la Comunidad Valenciana, Gran Premio de Cataluña, Gran Premio de Aragón, todos en flamantes pistas permanentes. Y hoy, en un rincón de León, perdura el Gran Premio de La Bañeza, que no es de Mundial oficial, pero es de Mundial universal.

Oscar Falagán, 24 de agosto de 2017

¡Que ruja La Bañeza por un Ángel… por los ángeles!

Se acerca EL GRAN PREMIO DE LA BAÑEZA, se acerca una gran fiesta anual del motociclismo en su más pura esencia, se acerca y este año habrá un ángel más viendo la fiesta desde algún lugar al que van los ángeles que se nos van y que por las calles de ese circuito motorista urbano bañezano corrieron.

Ángel Nieto, estas palabras van dirigidas a ti. A ti y a tu familia. Ángel Nieto, yo tenía un sueño. Ese sueño era verte dar una vuelta (en tu Derbi, en un descapotable o como tú hubieses deseado) en el circuito urbano de La Bañeza. Cuando diste unas cuantas vueltas para ganar dos mangas y llevarte el laurel de vencedor, yo aún no había nacido… La ocasión que me parecía óptima para llevarte la ovación de la afición del circuito bañezano era la edición del año próximo, la del 2018, porque en 2018 se cumplirán 50 años de cuando diste una lección de pilotaje ganando en La Bañeza a pilotos que conocían bien las curvas, esquinas, adoquinado y hasta la tierra del circuito. Ni la tierra pudo con tu Derbi de Gran Premio. Porque si llegabas a La Bañeza era para ganar.

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=yW0sDmFn32Q&w=560&h=315]

A todo el deporte del motociclismo se le han saltado las lagrimas al saber que te has ido. Igual que se le saltaron al mecánico de Derbi aquel agosto de 1968. Como al año siguiente ganaste el primero de tus ‘doce más uno’, se dijo (¿lo dijiste tú tal vez?) que «para ser Campeón del Mundo, primero hay que ganar en La Bañeza». Tu leyenda no pasó inadvertida por las calles bañezanas. ¡Cómo te encantaba que en España se empezase a hablar, más y más, del deporte del motociclismo! A ti lo que te gustaba era oír rugir las motos y ver como la afición al motociclismo crecía. ¡Y vaya si ha crecido!

Ángel Nieto, no se donde estarás, pero La Bañeza va a rugir tanto este año al paso de una Derbi por su circuito, que estés donde estés lo vas a escuchar. Una Derbi en pista, una Derbi como las que tu manejabas para ganar Campeonatos del Mundo. La Bañeza será un clamor. Porque si. Porque has sido pura pasión y hay que vivir un momento así con total pasión. Ángel Nieto, vaya quien vaya a los mandos de esa Derbi, esa Derbi que dará la vuelta al Circuito de La Bañeza la estarás pilotando tú. Miles de personas rugirán desde las aceras, a pie de pista. Tendrás esa ovación gigante de esa afición. Y vaya esa ovación también para otros ángeles que vivieron ese circuito y otros muchos del mundo… El calor de los aficionados se sentirá de una manera tan bestial que vas a sentir orgullo motociclista en todos los poros de tu alma. ¡Va por ti, va por todos! Lo vamos a sentir todos así. 

Ángel Nieto, el destino quiso que fuésemos vecinos en el madrileño distrito del Retiro y estoy agradecido porque hace algunas semanas tuve ocasión de saludarte a la puerta de tu casa. La vida me dio la ocasión de despedirme de una figura a la que apreciaré siempre y me llevaré ese saludo conmigo también para siempre. Dale gas Ángel. Dale gas, ángel. Dale gas, allá donde estés. Zamorano y vallecano, tú creíste en tu sueño y lo hiciste realidad. Gracias por lo que hiciste por y para el deporte del motociclismo. Descansa en paz. Eres eterno.

Oscar Falagán, 4 de agosto de 2017

Éxito en el Madrid Motorbike Film Festival

La película documental EL GRAN PREMIO DE LA BAÑEZA ha sido premiada en el MADRID MOTORBIKE FILM FESTIVAL, festival internacional de cine con temática de motociclismo. Tras el preestreno en el Teatro Municipal de La Bañeza, el documental fue estrenado a nivel nacional en la sala CINETECA MADRID en el año 2013.

MOTORBIKE FILM FESTIVAL es el primer festival al que EL GRAN PREMIO DE LA BAÑEZA se ha presentado a concurso.

Anteriormente estuvo presente también, fuera de concurso, en el Festival de Cine Ciudad de Astorga, en el Festival Cinema sobre 2 Rodes de Barcelona y en otros eventos como el Gijón Moto Weekend.

El palmarés definitivo del MADRID MOTORBIKE FILM FESTIVAL ha quedado como sigue:

1º Bonny (Rusia)

EL GRAN PREMIO DE LA BAÑEZA (España)

3º India – Alicia Sornosa (España)

4º La Isla de Man (Inglaterra)

5º El Mago Mancini (Italia)

X – Mencion especial del jurado y de la organización para «Hear Me Out» (España).


Bajo estas líneas, os dejamos una entrevista del director de El Gran Premio de La Bañeza en Onda Cero La Bañeza:

Ir a descargar