Artículo publicado en la revista Motociclismo: agosto de 2018

Ya hace un buen número de años desde que el Gran Premio de España dejó de acontecer en las calles de Montjuic (como cuando pilotos como Santiago Herrero, Salvador Cañellas o Ángel Nieto competían en ellas y en otras como las de La Bañeza), sino en flamantes circuitos permanentes. Sin embargo, en La Bañeza se sigue viviendo el motociclismo como era a mediados del siglo XX…

La Bañeza, historia viva:
Así titulé un reportaje que redacté para la revista Motociclismo con la crónica de «EL GRAN PREMIO DE LA BAÑEZA 2018». La otra parte del reportaje fue dedicada, como la ocasión merecía, al 50 aniversario de la victoria de Ángel Nieto. Quienes no pudieran adquirir la revista en papel, disponen aquí de la versión on line: AQUELLA INOLVIDABLE CARRERA DE 1968

Para quien no pudiera acercarse al quiosco en su día a por la prestigiosa revista, tesoro para los amantes de la moto, dejo aquí un extracto de otra parte del amplio reportaje que fue publicado:

(…) Los boxes, situados en las calles aledañas a la línea de meta, son una fiesta. Tanto disfrutan los aficionados que pasean por ellos, como los pilotos y los mecánicos enfrascados en sus tareas de puesta a punto de sus máquinas o sus acompañantes atareados en la puesta a punto de la paella. Hay muchas vivencias en cada esquina. Basta arrimar el oído un poco bajo alguna carpa para descubrir mil historias. “Yo me hice piloto porque leí en la revista Motociclismo que había un español, un tal Ángel Nieto, que había sido campeón del mundo”, cuenta el valenciano Enrique Triguero; está con las manos en la grasa porque quienes corren ahora son sus hijos y recuerda con cariño su victoria en La Bañeza en 1977. En los boxes de La Bañeza los aficionados tienen el privilegio de mezclarse con los protagonistas del espectáculo y la oportunidad de escuchar las anécdotas que cuentan. “Quien me iba a decir a mi que con 68 años aún correría en moto con la misma ilusión o más que aquel año 1980 en que gané en La Bañeza al propio Jorge Martínez Aspar”, se le escucha decir en otra esquina al cántabro Pedro Mújica, quien hace tres años se convirtió en el piloto más veterano en subir al escalón más alto del podium con su máquina de Clásicas 4T. Le quitó ese récord, por cierto, al madrileño Juan Martín, que está siempre preparando máquinas para saltar al ruedo bañezano. “Prometí a mi mujer que dejaría de correr en circuitos urbanos”, cuenta Martín, “pero siempre me quedará el maravilloso recuerdo de haber batido en La Bañeza al gran campeón Phil Read en buena lid.” Los boxes de La Bañeza son así, una fraterna fusión entre público, mecánicos y pilotos, un inagotable libro de historias y una enciclopedia del motociclismo. (…)

Oscar Falagán



Oscar Falagán, 21 de agosto de 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *