Mucha historia, mucho que contar…

Ni la retina, ni los oídos, ni el olfato ….

nada olvida jamás

la plástica, el dulce retumbar, el aroma …

del Gran Premio de La Bañeza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *